Categoría: niño interior

El niño interior y el patito feo pastor garcia terapeuta

Parentesco de tu niño interior con el patito feo

¿Qué parentesco tiene tu Niño Interior con el patito feo?

Mira el video y a continuación haz tus comentarios 

El patito feo from Pastor Garcia Terapeuta on Vimeo.

niña interior meditacion

Niña Interior Meditación

Niña Interior Meditación

Preparación:

Ponerse cómoda, sin ropa que apreté, ni zapatos, ni joyería, ni gafas, deja celular apagado y tener una actitud positiva.

Respiración:
Una respiración profunda.
Tres respiraciones altas, tres medias y tres bajas.
Tres respiraciones profundas.

Relajación:
Aprieta los pies y suéltalos.
Aprieta los tobillos y suéltalos.
Aprieta los muslos y suéltalos.
Aprieta las nalgas y suéltalas.
Aprieta los músculos de la espalda y suéltalos.
Aprieta el estómago y suéltalo.
Aprieta el pecho y suéltalo.
Aprieta los hombros y suéltalos.
Aprieta los brazos y suéltalos.
Aprieta las manos y suéltalas.
Aprieta los músculos del dorso y brazos y suéltalos.
Aprieta los músculos del cuello y suéltalos.
Aprieta los músculos de la cabeza y suéltalos.
Aprieta los músculos de la cara y suéltalos.
Aprieta los músculos de todo el cuerpo, incluido piernas, brazos, cabeza… y suéltalos.

Visualización niña interior meditación
Voy caminando lentamente por una calle, voy viendo el piso, las casa a mi derecha y las de mi izquierda. Unas son bonitas, tienen flores y están pintadas. Alguna tiene un perro en la puerta, otras tienen las ventanas abiertas, otras las tienen cerradas. Las puertas son de forma variada y hay unas bonitas otras no me gustan tanto…

Voy mirando todo lo que hay en la calle, hay personas que hablan en una esquina, otras van caminando sin afán… esto me da tranquilidad, no hay afán, las personas lucen tranquilas y las flores que hay en algunos balcones parecen disfrutar del viento y del día…

Sigo caminando, voy viendo puertas y ventanas conocidas, incluso algunos vecinos que no veía hacia muchos años. Entre más camino por la calle más conocida se me hace… y voy recordando un poco más algunos detalles que había olvidado… Sí, esta calle se me hace conocida y sigo caminando… De pronto, veo una casa que me llama la atención pues se me hace más conocida que las demás y siento un gran impulso de entrar… No veo a nadie y la puerta está ajustada…

Reviso y no veo a alguien para pedirle permiso de entrar… Oigo un gemido y decido empujar la puerta un poco y, lentamente, la sigo empujando hasta abrirla… Espero un momento y nadie aparece, entonces me atrevo a entrar… Al estar adentro miro a mi alrededor y el espacio es muy conocido por mi…, me trae muchos recuerdos y me doy cuenta que es mi casa cuando yo era pequeña… Sí, aquí crecí yo y eso me pone muy feliz y decido recorrer el resto de la casa…

Un poco más adelante veo una pequeñita sentada en un lado del corredor llorando, sucia y toda llena de pantano… Quedo impactada al verla y me lleno de compasión por aquella pequeñita tan triste. Miro a mi alrededor y la única adulta allí soy yo. Veo al fondo un patio con una cascada, entonces me acerco a la triste niña y con cariño la tomo del brazo. Ella me mira con los ojos llenos de lágrimas y se deja llevar hasta la cascada.

En la cascada, me siento con la niña y le voy limpiando los piecitos cansados, sigo con sus piernas que están muy aporreadas. Le enjuago los bracitos y me percato que están llenos de marcas, limpio su rostro lleno de mugre y lágrimas y ella se deja limpiar y se va calmando… Cuando miro sus ojos se me hacen muy familiares… La miro profundo en sus ojos y, entonces, son mis lágrimas las que salen al reconocer a mi niña interior…

Ella me estira los bracitos y yo la abrazo con mucho amor… Nos quedamos abrazadas y siento que su corazón late al mismo tiempo que el mío, siento el calor de su cuerpecito y mi cabello se confunde con el de ella.

Le digo: “Estoy feliz de verte, por fin te encuentro”… Ella me mira y veo una mirada triste con una luz de esperanza. Le sonrío mientras cae una lagrima de mis ojos y, abrazándola, nos metemos las dos al agua y así le acabo de quitar toda la tierra y suciedad que la envolvía… La abrazo con mucho cariño y le digo: “Hola mi niña interior. Yo ya estoy aquí contigo, yo te voy a cuidar y a defender, también te voy a enseñar a defenderte para que nunca más nos lastimen, ni nos llenen de suciedad o abusen de nosotras. Yo ya soy grande y sé cómo defendernos. Te quiero mucho y no te dejaré”. Ella me sonríe y esa carita feliz me llena el corazón de alegría… La cojo y nos hundimos en el estanque de agua muy limpia y nos miramos bajo el agua… La veo tan hermosa y esta linda niña es mi niña interior… ¡Qué afortunada soy!… Salimos del agua sonriendo y salimos a caminar bajo el sol emparamadas, vamos cogidas de la mano hasta que el viento y el sol nos secan.

Llegamos a un lugar hermoso con un paisaje muy lindo y siento a mi niña interior en una piedra grande para quedar a la misma altura y le digo: “Te quiero mucho y ahora vamos a estar siempre juntas porque te voy a cuidar en mi corazón. Cada vez que estés triste o recuerdes algún dolor, recuerda que estás en mi corazón y yo te abrazaré hasta que te sientas bien. Te amo”. Y ella sonriendo se paró en la piedra y, con sus ojos muy felices, entró en mi corazón, allí le tengo y le voy a cuidar todos los días hablándole, saludándole y preguntándote si quiere hacer algo divertido o si quiere disfrutar algo de comer conmigo…
Le digo: “Eres mi niña interior, eres yo y ahora yo soy tú. Juntas por siempre”.

Ver Video
https://www.facebook.com/escueladelninointerior/videos/1566785843413427/

 

María Patricia Mejía Garcés
Asesora Sexual
Facilitadora en proceso
Escuela del Niño Interior

el niño interior pastor garcia terapeuta

El poder del niño interior sano

El poder del niño interior sano

En todo lo que hacemos, en todo lo que nos convertimos, nuestro Niño Interior está presente.
En La Escuela del Niño Interior Sanadores del alma, creemos que todas las personas tienen la capacidad distintiva de ser un Poderoso Líder dentro de sus propias vidas.

El poder del Niño Interior sano se puede aplicar personal y profesionalmente, no hay límite en cuanto a cómo se pueden utilizar estas características.
Un adulto con su Niño Interior sano …
• Nunca se autosabotea y está decidido a cumplir sus objetivos realistas.
• Se esfuerza por encontrar el equilibrio entre su Cuerpo-Mente-Alma-Espíritu.
• Continúa, aunque las situaciones pueden ser difíciles.
• Entiende que la transformación tendrá altibajos.
• Mira y disfruta de los placeres simples en la vida cotidiana.
• Se autoriza a sí mismo y a los demás para lograr sus metas, sueños y objetivos.
• Considera los desafíos como una oportunidad para mejorar.
• Se compara solo con la persona que era el día anterior.
• Desafía el pensamiento pesimista y lo reemplaza con proactividad.
• Pide y busca apoyo cuando es necesario.
• Crece mediante el trabajo duro, el compromiso y el servicio.
• Construye su autoestima a través de sus acciones positivas, el perdón y el cuidado personal saludable.
• Sueña con lo que es posible y se compromete en su propio crecimiento integral.
Ama profundamente todas las formas de vida sin atacar a ninguna.

Pastor García Terapeuta 

Meditacion

Sanando tu niño interior Meditación fin de año

Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año

Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año parte 1 con Pastor García Terapeuta desde Medellín Colombia
Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año parte 2con Josefina Chávez Mejía desde España
Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año parte 3 Con Claudia Huertas desde Medellín Colombia
Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año con  parte 4 Pastor García desde Medellín Colombia
Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año parte 5 con Alejandro Benavides desde  Perú.
Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año parte 6 con María Patricia Mejía desde Medellín Colombia.  
Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año parte 7 con Alexander Gómez desde Medellín Colombia
Sanando tu Niño Interior Meditación fin de año despedida con Pastor García desde Medellín colombia 
sanar el Niño Interior duele pastor garcia terapeuta

Sanar el niño interior duele?

¿Sanar el Niño Interior duele?

El proceso terapéutico es maravilloso, sin embargo, en el camino pueden surgir heridas y emociones dolorosas. En este escenario, sanar el Niño Interior duele al descubrir las heridas y situaciones emocionales que marcaron los primeros días de tu infancia.

Muchas personas temen iniciar un proceso terapéutico de sanación emocional de su Niño Interior por el temor a que duela o despierte emociones, recuerdos y vivencias pasadas muy dolorosas.

Un hombre de 32 años que consultó sobre los valores de la terapia preguntó: ”¿Sanar el Niño Interior duele?”. Temiendo revivir momentos muy dolorosos de su vida que realmente quería eliminar de su mente y vida.

Los procesos psicoterapéuticos son maravillosos para quien los vivimos de forma completa hasta culminarlos, sin embargo, en la marcha experimentamos dolor, tristeza, angustia e incertidumbre. Cuando somos acompañados por un terapeuta idóneamente calificado, capacitado y con experiencia en el campo, esos momentos fuertes se convierten en nuestros aliados y elementos de poder que luego utilizaremos en el proceso de la vida.

Sanar el Niño Interior duele solo al principio.

Sanar el Niño Interior duele solo al principio del proceso pues al descubrir, recordar o vivenciar viejas heridas, traumas o situaciones dolorosas puede ser incómodo y tedioso en esos instantes. Luego, cuando estos son sanados amorosamente, el dolor emocional desaparece y da lugar al nuevo nacimiento de un adulto sano que sabe y se identifica con un ser íntegro, especial, libre y amoroso.

Los seres humanos huimos constantemente del dolor

Los seres humanos huimos constantemente del dolor para evitar el sufrimiento, así, creamos que sanar el Niño Interior duele. Sin embargo, cuando dejamos de lado el temor al dolor y nos lanzamos a sanar nuestro Niño Interior podemos disfrutar de una vida maravillosa llena de sorpresas, nuevos aprendizajes, emociones y sentimientos proactivos que nos llevarán a otro nivel de consciencia.

Sanar el Niño Interior es abrir la puerta de nuestra mente creativa a la vida.

Sanar nuestro Niño Interior es abrazar el universo del yo sano que se relaciona con otros seres de formas creativas, sanas y maravillosas.
Sanar nuestro Niño Interior es llevar nuestra vida a un estado emocional de paz interior donde nuestras emociones están en equilibrio constante, persistente y permanente de forma natural.

Sanar nuestro Niño Interior es encontrar la mejor manera de ser para luego hacer.

Para la oruga, el proceso para convertirse en mariposa también es un proceso doloroso, pero al ver el resultado final se da cuenta que valió la pena.

Si puedes y quieres, inicia ahora mismo el proceso de sanación de tu Niño Interior y lleva tu vida a otro nivel.

Fuente www.pastorgarcia.com

 

 

la vida es una carga escuela del niño interior

La vida es una carga

La vida es una carga

La vida es una carga cuando no la entiendo, cuando siento que no soy suficiente, cuando creo que no me quieren, no me aceptan o no les agrado. La vida es pesada cuando la incertidumbre del hambre futura es un espejo del pasado y el pánico a que ocurra cuando yo no pueda hacer nada es realmente desesperante. Me llena de pánico. La vida es una carga cuando estoy cansada y hay mucho por hacer y en ese momento siento que el mundo se me viene encima. El estar sola en el corazón me llena de pánico y el pensar que nadie me va a querer también.

La vida es una carga cuando debo escoger entre dos cosas: puede ser que una me guste y la otra la sienta como un compromiso o cuando ambas son compromisos, o cuando las dos me gustan. Y cuando son más, es todo un torbellino, como cuando tengo varios clientes al tiempo, varias cosas que comer, varios libros por leer o personas por hablar o hacer varias tareas en la casa.

La vida es una carga cuando siento deseos de comer por angustia, miedo, incertidumbre, costumbre, pánico… Y sé que no le hace bien a mi cuerpo y que no lo hago porque tengo hambre sino porque no logro relajarme, o cuando quiero descansar y me llaman y no puedo decir que no. Cuando me siento cansada es cuando más terrible me parece porque todo se vuelve un sacrificio y me gusta hacer las cosas porque las disfruto.

La vida es una carga cuando no se manejar las relaciones, cuando no se decir no y luego quedo mal a las personas porque creo que si yo no me salvo de una, voy a  quedarme olvidada y abandonada.  La vida se vuelve muy pesada cuando van a partir algo de comer y mi pedazo no llega y creo que no va a alcanzar para mí.

La vida se vuelve pesada porque no trabajo en lo que quiero y me parece casi imposible salir de este compromiso de trabajo y, peor aún, si logro salir y no saber que tengo algo seguro, me siento como una indigente, casi a punto de serlo.

La vida se vuelve una carga cuando me voy a vestir y no uso lo que me gustaría porque le doy gusto a otros y eso me da rabia, mucho malestar y odio vestirme de blue jeans y que los zapatos no sean cómodos. Y ponerme lo que me gusta y que no me quede porque la barriguita que tengo no me favorece y me siento realmente fea para atraer al hombre que yo quiero.

El mundo es una carga cuando me despierto y sé que no voy a hacer lo que me gusta y que podría hacerlo si tuviera la fuerza, el empuje; si en vez de sentirme con las piernas enterradas, me sintiera en un tobogán que va hacia la felicidad.

La vida  es realmente pesada para mí porque no la sé vivir, porque me siento amarrada de compromisos para que los otros (mi familia) me quieran. Cuando alguien de mi familia está mal conmigo, el mundo es horrible, mi mundo es realmente un infierno y el sentir que no realizo mis sueños es horrible y los veo tan lejos porque me siento prisionera, enterrada y encadenada, como sin permiso para vivir, para ser feliz o… para respirar.

 

Carta de mi amiga Ana Berenice antes de morir

María Patricia Mejía Garcés Asesora Sexual

 

el niño interior test

Autodiagnóstico del niño interior

                    Autodiagnóstico del Niño Interior

 

terapia del niño interior

¿Cómo transformó la Terapia del Niño Interior a mi primer cliente?

¿Cómo transformó la Terapia del Niño Interior a mi primer cliente?

Como lo he podido comentar con anterioridad, lo maravilloso de la terapia del niño interior es que no trabajas lo que crees que necesitas, sino lo que realmente necesitas. ¿A qué me refiero con esto?, que como trabajamos con nuestro inconsciente, nosotros podemos empezar creyendo que vamos a trabajar algún problema en específico, pero al momento de llegar al recuerdo puede aparecer algo totalmente inesperado; sin embargo, ese recuerdo apareció porque está afectando indirecta o directamente tu vida actual y tu inconsciente lo tomó como prioridad a trabajar.

En el caso de mi primer cliente, hablando previamente con él, me comentó que uno de sus mayores problemas que le afectaban en la actualidad era su inseguridad, las personas lo hacían a un lado, no se hacía notar, no lo tomaban en serio y la mayor parte del tiempo estaba solo. Con ello como referencia, empezamos la terapia y al momento que el sabio inconsciente nos llevó al primer recuerdo que necesitaba trabajar aparece la pérdida de un familiar muy cercano que le dejó un gran vacío; luego de trabajar ese recuerdo, identificarlo cómo afectaba su vida actual, superarlo y sanarlo, vamos al segundo recuerdo. Lo cual nos lleva a un momento de su infancia donde es un niño en la hora de recreo de su colegio, pero nadie lo invita a jugar ni lo deja jugar, ni el grupo de niños, ni el grupo de niñas ¿Qué coincidencia no?, era algo similar a lo que le pasaba en el presente. El tercer recuerdo fue sobre una chica que él quería aconsejar y cuidar, pero la chica no le mostraba interés. Nuevamente muy similar al problema actual. Al igual que con los anteriores recuerdos, una vez superado el problema regresamos al presente.

Cuando sanas tu niño interior, los cambios se mantienen en el tiempo.

Siempre, al finalizar la sesión terapéutica, el cliente queda un poco anonadado y sorprendido de la experiencia que acaba de pasar, ya que es volver a vivir esos momentos tan fuertes e incómodos que tenía en su interior; sin embargo, una vez superados, ya no tienen esa carga negativa que tenían antes. Para terminar, el cliente ha cambiado mucho y también se ha esforzado para aplicar esos cambios en su vida actual, aún vamos solo 3 sesiones pero cuando terminemos el proceso y hayamos limpiado su ser de estas malas semillas realmente será la mejor versión de él mismo.

  • Y tú… ¿Qué crees que la terapia del niño interior puede hacer por ti?
  • ¿Sientes que hay algo dentro de ti que no te deja avanzar y no sabes qué es?
  • ¿Ves que te falta algo para lograr tus objetivos?
  • ¿Necesitas ayuda?

Escríbenos y con gusto te acompañaremos en ese maravilloso momento de tu crecimiento.

Alejandro Benavides
Facilitador Escuela del Niño Interior
Experto en Programación Neurolingüística PNL

elniñointerior-pastorgarciaterapeuta

¿El Niño Interior si es Real?

¿El Niño Interior si es Real?

Mucho hemos oído del tema del niño interior, pero pocos son los que pueden contactarse todos los días con ese “otro yo” que puede hacernos inmensamente felices.

Si, somos adultos, actuamos como tal, tomamos decisiones todos los días, pero ¿Dónde nació esa forma nuestra de ver el mundo? Nació de un pequeño niño que fuimos algún día y que aprendió a resolver las situaciones diarias por medio de la experiencia.

Algunas infancias fueron plenas y felices, otras no tanto. A veces, lo que para una persona puede ser traumática, para otra no. Podemos durar toda la vida pensando que no somos guapos, inteligentes, dignos de la felicidad, y todo gracias a lo que nuestro “pequeño yo” aprendió.

¡Pero no podemos cambiar el pasado! Es cierto, pero si podemos cambiar nuestro presente y nuestro futuro. Muchas de las ideas irracionales sobre el mundo y la vida pueden cambiarse. Podemos volverle a explicar a ese niño, ahora siendo adultos, cuáles fueron las circunstancias que se presentaron en ese momento quitando para siempre sentimientos de culpa, dolor y rechazo que aun hoy siendo adultos pueden impedirnos ser feliz.

Las personas conectadas con su niño interior son más felices, porque sus heridas han sido sanadas. Cuando nos permitimos perdonarnos y perdonar a los demás, todo el peso de esos sentimientos negativos desaparecen, y nos dejan tiempo para lo más importante, por ejemplo, disfrutar de cada día de nuestras vidas, de nuestros logros y aprender sin dolor de nuestros fallos.

El niño interior es real.
Aunque queramos ocultarlo, siempre sale a saludarnos recordándonos lo que nos dolió en ese momento y lo que nos dolerá toda la vida. Cuando tu niño interior está sano, incluso puedes consultarle sobre el tema más importante para cualquier ser humano y este es, como vivir siendo más felices.

Abraza a tu niño interior y deja que él te llene con su amor.

Nuestro niño interior pudo haber aprendido cosas erróneas, por ejemplo, que amar siempre duele, que la gente es mal intencionada, o simplemente, que no merece ser feliz porque eso no fue creado para él. Cuando abrazamos y cuidamos de este “pequeño yo”, él vuelve a saltar, reír y expresarse con la seguridad de ser importante y digno de todas las cosas buenas de este mundo.

Si te da miedo dejarlo salir y enfrentarlo, estamos aquí para ayudarte.

Y ahora bien… ¿Qué tan feliz esta tu niño interior?

 

CLAUDIA PATRICIA HUERTAS DIAZ
PSICÓLOGA Y PSICOTERAPEUTA
ESCUELA DEL NIÑO INTERIOR 
T.P. 121852 de COLPSIC
300 471 9686 Medellín Colombia

elninointerior

Top 5 de las injusticias que cometemos con nosotros mismos

Top 5 de las injusticias que cometemos con nosotros mismos

Muy bien, hoy les traigo algo muy interesante: El top 5 de las injusticias que cometemos con nosotros mismos.
Si hay algo que nos pueda ser infelices en la vida es ser injustos con nosotros mismos y en este top 5 les voy a contar los errores más comunes por los que cometemos injusticias.

Y aquí va el número 5:
#5: “Compararnos con los demás”.
Desde que crearon las redes sociales no hacemos sino meternos al perfil ajeno y mirar que nuestros compañeros del colegio están más jóvenes, que tienen mejor cuerpo, que tienen mejor carro.

Bueno, y a la final vemos una vida perfecta en los demás y empezamos a preocuparnos por nuestra vida; no tengo el carro que debía, soy más brillante que él pero gano menos dinero, y empezamos a compararnos, a compararnos y a compararnos.

¡Nada de eso! ¡hay que ser justos!. Debes de ver que has logrado muchísimas cosas en la vida. Puedes no tener el cuerpo perfecto que tiene tu compañero o ya te puede haber atacado la calvicie, o una cantidad de cosas que quizás a los demás no. Pero tú tampoco las historias de los demás en realidad.
Entonces, ¡nada de compararnos! Eso nos vuelve negativos contra nosotros mismos.

Seamos justos! Nosotros también hemos hecho grandes cosas en nuestra vida, aunque no se vea por las redes sociales.

Muy bien! Vamos al número 4:
#4: “El autocastigo aprendido”.
No se han dado cuenta que hay gente que es la víctima, que su deporte en su república independiente es darse látigo, castigarse todo el tiempo.
¿Qué es lo que pasa cuando uno se autocastiga?

Primero: El enojo al equivocarse.
Hombre, todos nos equivocamos de alguna o otra manera. Y hay errores que se pagan con dinero, hay errores que se pagan con relaciones; pero cuando aprendiste a caminar también te equivocabas, y te caías, y no por eso dejaste de intentarlo y no por eso dejaste de aprender a caminar.
Entonces, ¡nada de enojarse por equivocarse! Coge tu equivocación y conviértela en una fortaleza. Porque de ahí para adelante sabes lo que tienes que hacer para no volver a caer en el error.

Otra cosa importante en ese punto, en ese, nuestro top 5, es que ese tipo de castigos se da por una preocupación aprendida.
A ti en tu casa te enseñaron y toda la vida te dijeron: ¿Qué va a ser de ti?, ¡No estudies eso!, ¿Con qué te vas a ganar la vida?. Señoras y señores, conozco gente que ha estudiado bellas artes, filosofía, culinaria… y ganan mucho más dinero que quizás que ustedes y yo. ¿Por qué? Porque son felices. A pesar de que todo el mundo le dijo que su futuro iba a ser un desastre.

Así que, ¡deja de preocuparte!. Esa preocupación por el futuro es aprendida. Empieza a preocuparte por lo que estás haciendo hoy y ahora.
Además de eso, tienes que hacer un experimento muy interesante.

¿Nunca te has golpeado cuando te levantas por la noche en tu casa, a sabiendas que siempre te levantas y no te golpeas contra nada? Eso se llama: Autocastigo. Cuando tú estás enojado contigo mismo por cualquier cosa, te levantas a media noche al baño, te tropiezas, te golpeas… porque tú mismo te estás castigando físicamente. ¡Ojo con eso! cuando te sientas así y te estrellas contra la casa, ve pensando porque te estás autocastigando.

Número 3 en nuestro top: “La humildad”.
Si es cierto, hay que ser humildes. No es bueno que te crezcas, no es bueno de que seas una persona odiosa cuando tienes un triunfo. Pero, ¡mucho ojo!, estamos tomando la humildad muy mal, por el camino que no es. ¿Qué sucede? No reconoces tus logros. Hombre… Si te asciendes, si ganas algo, si haces algo importante; ¿Por qué no tienes la capacidad de decirte: ¡Felicidades! ¡Eres un duro! Un teso!?, como dirían en México: “¡Una ***** para hacer eso!”.
Hombre, ¿Pero por qué no te lo reconoces? Porque en tu mente hay una idea de que no eres merecedor de eso. “Porque debo ser humilde”… ¡No!, debes reconocerte tus puntos buenos. Si te reconoces tus buenos puntos, eres justo contigo mismo. Si no lo haces, estás cometiendo una injusticia.
¿Por qué tienes tanta falta de afecto a tus cualidades?

“Es que no tengo cuerpo perfecto…” Pero tienes una parla, un discurso, sabes contar chistes, sabes contar cuentos. Hombre! vamos a fijarnos en nuestras cualidades, no en nuestros defectos. Eso se llama tenerle falta de cariño a tus cualidades, para lo que eres bueno. Empieza a ser justo contigo mismo y concéntrate en tus cualidades y no en tus defectos.

Bien.. Y ahora vamos con el número 2: “El miedo a decir que no”.

Yo sé que para muchos de nosotros es muy difícil decir que no, pero es necesario.
¿Cómo es posible que estés en tu casa descansando, alguien llame, y simplemente te pide un favor y aunque no quieras hacerlo, te niegues a decir que no? No importa si es tu padre, tu mejor amigo, quien sea; cuando quieras decir que no, debes decir que no, y no sentirte culpable. Porque si dices que si todo el tiempo vas a tener una ira profunda que no te va a dejar ser feliz. A la final vas a terminar haciendo cosas que no querías hacer, por obligación, y te vas a sentir iracundo contigo mismo.
¡Nada de injusticias contigo!, si quieres decir que no, di que no, sin sentirte culpable.

Y hemos llegado al número 1 de nuestro top 5 de injusticias que cometemos con nosotros mismos: “El miedo al éxito”.
Te parecerá increíble, pero hay mucha gente capacitada en el mundo que le tiene un miedo horrible al éxito, al dinero, al amor, y por eso siempre fracasan, fracasan y fracasan en el mismo tema. Llegan a un punto en que se convencen y dicen: “El dinero no es para mí”, “el amor no es para mí”. No es que no sea para ti. Es que tú estás convencido de eso porque le tienes miedo a que las cosas te salgan bien.

Mira, uno de los pensamientos por los cuales uno llega a sentirse… digámoslo así, no merecedor de algo. Es porque has probado varias veces y quizás varias veces te has equivocado.

Tienes que sacarte de la cabeza que no mereces ser feliz, no mereces tener un buen trabajo, que no mereces que la gente te ame. El día que tú sacas eso de tu cabeza, que dejas de programarte neurolingüísticamente en forma negativa, quizás por algo que te dijeron en la niñez, aunque no me lo creas; entonces, ese día tu mundo va a cambiar.

Es más, es tan cierto que tú necesitas a veces reprogramarte para poder salir adelante. Hay gente que le va muy mal en el amor, y entonces dice: “Bueno, me voy a quedar solo o sola porque no merezco el amor. Salgo de una relación mala y me meto en otra peor”. Claro, ya vas programado para eso. No le tengas miedo a encontrar a tu persona perfecta, perfecta no, ninguna es perfecta; pero si con la que vas a disfrutar, ser feliz.
Date la oportunidad y quítate ese miedo de la cabeza. El éxito también es para ti.

Amigos y amigas, yo soy
Claudia Huertas, psicóloga, facilitadora y
formadora de tu Escuela del Niño Interior.
¡Hasta la próxima!.

Compartir